Cerveza &AND estaba esperando en la meta. Unos 2.700 profesionales y amantes del ciclismo han participado de nuevo en este acontecimiento deportivo andorrano

 

Cerveza &AND en la cuarta edición de La Purito de Andorra

Cerveza &AND ha estado este año en la Purito de Andorra. Después del éxito de anteriores ediciones, Andbank continúa siendo fiel al patrocinio de este gran proyecto deportivo, La Purito Andorra, que ya en su cuarta edición ha acogido a unos 2.700 participantes procedentes de diez países. Se trata del trayecto que Joaquín “Purito” Rodríguez preparó para la etapa reina de la Vuelta en España del año 2015.

La marcha ciclista conserva el recorrido de años anteriores y tiene un itinerario de 145 kilómetros con un desnivel positivo de 5.200 metros, pasando por los puertos de montaña andorranos más relevantes que cuentan con altas cumbres como por ejemplo Beixalís, Coll de Ordino, La Rabassa, Coll de la Gallina y La Comella, para finalizar en Els Cortals de Encamp situado a 2.100 metros.

También se han celebrado dos recorridos de menor exigencia, uno con 80 kilómetros y 3.500 metros de desnivel positivo y otro que cuenta con 28 kilómetros y un desnivel positivo de 1.700 metros.

 

Detalle del itinerario de la prueba reina

Saliendo desde Sant Julià de Lòria y para empezar a hacer ambiente se inicia un breve tramo de unos 10 kilómetros con un desnivel del 3% que pasa por Andorra la Vella, Escaldes -Engordany y Encamp. Se trata de un primer aperitivo que nos llevará al inicio de la subida hacia la Collada de Beixalís, un puerto de Primera Categoría situado a 1.795 kilómetros de altitud. Para llegar hemos superado un respetable desnivel del 13%.

Una vez pasada la Collada de Beixalís bajamos rápidamente hacia Escaldes – Engordany situado a 1.285 metros de altitud y desde aquí vamos hacia la parroquia de Ordino. Todavía nos quedan unos 8 kilómetros con un desnivel entre el 6% y el 7% para llegar a la collada que lleva el nombre de la población y que está situado a 1.980 metros, también de Primera Categoría. Después de pasar el avituallamiento bajamos hacia Canillo y a continuación tomamos dirección sur para volver de nuevo a Sant Julià de Lòria. Aquí ya estamos a poco más de 1.000 metros.

Ahora toca el alto de la Rabassa, por no variar también de Primera Categoría, a una distancia de unos 10 Kilómetros y a Paisaje de montaña visto desde Canillo a traves de un cuadro1.910 metros de altitud, un recorrido muy duro que en largos tramos nos regala unos desniveles entre el 11% y el 13%. Hasta aquí ya hemos hecho tres Primera Categoría y prácticamente estamos a la mitad del recorrido y bien es verdad que se agradece de nuevo el avituallamiento.

 

Bajamos de vuelta hacia San Julià de Lòria desde donde empezaremos a subir otros 900 metros a lo largo de 10 Kilómetros que nos llevarán a la collada de la Gallina, un alto de montaña nada fácil de hacer que cuenta en esta ocasión con un tramo cronometrado. Las temperaturas no ayudan demasiado porque se sitúan cerca de los 35 grados.

Pasado la collada de la Gallina bajamos hacia Andorra la Vella para afrontar un puerto de Segunda Categoría, el alto de la Comella, que en estos momentos del recorrido cuesta llegar. Desde aquí vamos hacia los Cortals de Encamp a 2.083 metros y de Primera Categoría que nos recibirá con una más soportable temperatura de 30 grados.

Este último tramo se pasa desde una marcha muy dura a una extrema. Hay cronometraje y afortunadamente nos acompaña un poco de lluvia que realmente se agradece. Después del esprint final, llegando a la meta a los Cortals de Encamp podemos divisar paisajes de alta montaña realmente singulares. Bajo un intenso calor los participantes van llegando y para refrescarlos allí los está esperando una sorpresa.

 

Cerveza &AND Rubia, en la llegada

La sorpresa en este caso es una cerveza &AND Rubia elaborada con esmero y agua de Andorra, baja en alcohol pero con Cervesa tirada con grifo en vaso corporativouna muy alta capacidad de refrescar, no solo a los esforzados participantes sino también a los organizadores y seguidores de este acontecimiento, ya tradicional en el Principado de Andorra.

Los amantes de la buena cerveza saben que cuando se sirve con arte desde un tirador, bien tirada y con el nivel adecuado de espuma, es un lujo para el paladar difícilmente superable. Y en determinadas situaciones como ha sido la llegada de La Purito en Andorra, todavía más.

 

El año próximo volveremos a estar en La Purito¡